Uruguay pone el ejemplo a nivel mundial con varias innovaciones en su nuevo Portal de Transparencia Presupuestaria

Screen Shot 2017-10-02 at 17.32.00

Montevideo, Uruguay-27 de septiembre del 2017

Tuve el gusto de ser testigo del lanzamiento del nuevo Portal de Transparencia Presupuestaria del Uruguay, lo cual me dio la oportunidad de expresar un reconocimiento en nombre de la red GIFT a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, a su director ílvaro Garcí­a, y en particular a sus colaboradores Janet López, Gabriela Delfino y Diego Gonnet, por un gran trabajo con excelentes resultados. Ha sido honroso por la red de GIFT contribuir con este esfuerzo, al ofrecer apoyo entre pares a los colegas uruguayos y acercar las experiencias de otros paí­ses en la materia. Sobre el particular, agradezco a colegas de la Secretarí­a de Hacienda y Crédito Público de México y de la Contralorí­a General de la Nación de Brasil, que hayan compartido con generosidad su experiencia de más de 10 años de informar al público sobre el destino de recursos públicos a través de portales. A partir de esos modelos, la GIFT generó un grupo de trabajo desde el año 2015 que incluyó a Uruguay junto con Sudáfrica, Indonesia y Paraguay, al que recientemente se unieron El Salvador y la República Dominicana.

fgr_02

El Portal de Transparencia Presupuestaria de Uruguay introduce varias innovaciones con respecto a la información previamente se encontraba en diversos portales del gobierno. Presenta, por primera vez, en un solo sitio y en forma accesible información del gasto de las empresas públicas, de las personas públicas no estatales que prestan servicios públicos, y vincula indicadores de desempeño y evaluaciones de polí­ticas con las asignaciones del gasto. En forma prometedora, vincula las metas de programas, desde ahora, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, lo cual será pronto mirado como un ejemplo para muchos otros paí­ses.

El esfuerzo de construir este portal requirió de muchos recursos: tiempo, talento, capacidad y liderazgo. Todos estos elementos, que rara vez se conjuntan en un proyecto, estuvieron presentes en este caso. Pero, más que todo ello, fueron necesarias dos rarezas en nuestro campo profesional. Uno, la convicción. Yo puedo afirmar que los aludidos han creí­do firmemente en el proyecto y se han comprometido a sacarlo adelante desde el principio. Y dos, la más escasa cualidad en los gobiernos, que aquí­ brilló y mostró el camino desde el origen: la humildad que supone la vocación de servicio público. Reconocer que serí­a difí­cil y tedioso, reconocer que de otros se podí­a aprender, reconocer que podí­a errarse, reconocer que se corrí­a un riesgo, saber que al final su esfuerzo no serí­a forzosamente reconocido en toda su magnitud, pero que, a pesar de todo, valí­a la pena.

Convicción y servicio al público, son los nombres de este portal. Me congratula saber que con dichas cualidades en su bagaje genético, la oportunidad de lograr sus objetivos, es enorme.

El centro y motor del gobierno abierto está en la transparencia del uso y destino del presupuesto. Es absolutamente necesario traducir la complejidad del presupuesto a formatos y lenguajes accesibles. Es crucial explicar las complejidades tributarias y presupuestarias con ilustraciones simples. La capacidad de sí­ntesis con que el director de la OPP explica el presupuesto al presidente Tabaré Vázquez, tiene que tener su paralelo en el portal para explicar a José Pueblo, que también paga impuestos, cómo se gasta. El público debe poder entender, en pocas lí­neas, el marco legal y el proceso del presupuesto y saber qué le toca a quién. Debe entender cuándo puede participar, qué puertas tocar para reclamar, y debe entender que siempre puede preguntar. Debe saber cómo se reparte la carga fiscal, qué contribución le toca a su sector y a su nivel de ingresos, de qué privilegios goza y qué cargas fiscales pesan sobre él y los otros, y qué incidencia tiene la polí­tica fiscal.

fgr_01

La gente tiene derecho a saber qué se hace con su dinero. Y eso busca garantizar el portal de transparencia que hoy vemos nacer. Integra y sintetiza la información del presupuesto y la traduce a lenguaje sencillo y formatos abiertos y accesibles.

Otro aspecto fundamental es que en la elaboración, diseño y desarrollo del portal, se ha dialogado y tomado en cuenta la opinión de los usuarios potenciales, y se ha buscado responder a sus necesidades, preferencias y capacidades. Organizaciones sociales, académicos, estudiantes, empresarios, periodistas, servidores públicos, entre otros, han puesto su grano de arena. Es un portal co-creado con los usuarios y refleja el esfuerzo de la OPP de atender a esas demandas de información. Será fundamental mantener ese diálogo con los usuarios y multiplicar las funciones interactivas del portal. La GIFT tiene en este portal un ejemplo al que nos gustará mucho referir en el futuro.

í‰ste es un instrumento que cumplirá con una importantí­sima labor social. Ahora que se puede navegar, el portal ya es de la gente que podrá estar mejor informada y actuar en consecuencia. Ya los reporteros lo están escudriñando para ver con qué golpe periodí­stico podrí­an irse a primera plana mañana. Cuando la transparencia es real y la información divulgada responde verdaderamente a las necesidades de la gente, los usuarios se empoderan. Ese es el objetivo de este esfuerzo. Se tiene evidencia de que ello hace mejores a los sistemas de finanzas públicas. A partir de hoy, ustedes han contribuido al fortalecimiento del sistema de finanzas públicas de su paí­s.

Pero no faltarán los ministros, alcaldes, intendentes y polí­ticos, que se sientan incomodados por ello. Pero cuál era la necesidad reclamarán algunos al ministro Garcí­a. El mentado portal tendrá detractores, fuera y dentro del gobierno. Pero yo insisto: esto ya pertenece a la gente y con su formulación la OPP no ha sino cumplido con el deber de facilitar el derecho de acceso a la información de los uruguayos.

Ahora bien, la evidencia muestra que hay una posible recompensa de valor incalculable: recuperar confianza. Hoy por hoy, tiempos de descrédito institucional, aquí­ y allá, ganar confianza y credibilidad bien vale un esfuerzo como el que hoy testimoniamos.   Enhorabuena.