CanadaLa Cámara de los ComunesEjercicio de consulta sobre el proyecto de presupuesto del ComitéPermanente de Finanzas

Resumen

El Ejercicio de consulta del Proyecto de presupuesto del Comité Permanente de Finanzas de la Cámara de los Comunes fue lanzado a mediados de la década de 1990 y hasta la fecha sigue considerada como la vía más consistente y visible para la participación púbica en el proceso del presupuesto federal en Canadá, añadiendo legitimidad al proceso de formulación del presupuesto.[1] El proceso de consulta tiene lugar en Ottawa así como en todo el país e incluye tanto testimonios orales como propuestas por escrito. Los resultados del proceso son publicados en línea.

Los principios que mejor ilustra este mecanismo son apertura, autodeterminación, transparencia, oportunidad, inclusividad, complementariedad, proporcionalidad y sostenibilidad.

Datos básicos

Etapa en el Ciclo del presupuesto, Institución principal y Nivel de gobierno

Esta práctica toma lugar durante la fase de formulación del presupuesto a nivel nacional. Además, los Comités parlamentarios llevan a cabo consultas públicas durante el año como cuando nuevos proyectos de ley que introducirán cambios a las políticas fiscales están siendo considerados, por ejemplo, nuevas leyes de impuestos.

Por qué (Para qué propósito)

En cada sesión parlamentaria, la labor del Comité Permanente de Finanzas de la Cámara de los Comunes suele incluir consultas sobre el proyecto de presupuesto, entre otras tareas. Actualmente, el Comité tiene siete miembros, dos vicepresidentes y un presidente. El Comité es siempre presidido por un miembro del parlamento que pertenece al partido gobernante. La integración del Comité refleja la mayoría del gobierno. El Comité también puede estudiar e informar acerca de todos los asuntos relacionados con el mandato del Departamento de Finanzas y la Agencia de Recaudación de Canadá (CRA). El Comité también tiene autoridad para considerar la política presupuestaria. En particular, el Comité está autorizado para considerar e informar sobre propuestas sobre política presupuestaria del gobierno.

El Comité Permanente de Finanzas de la Cámara de los Comunes comenzó con el proceso de consulta sobre el proyecto de presupuesto específicamente en el periodo 1993-1994. Antes de 1993, el proceso de formulación de presupuesto estaba completamente en las manos del Ministerio de Finanzas y no era transparente para el público.[2] En 1993, el Ministerio de Finanzas abrió el proceso de formulación de presupuesto e involucró al Comité Permanente de Finanzas de la Cámara de los Comunes para que llevaran a cabo consultas con la ciudadanía sobre temas presupuestarios.[3] La labor del Comité de Finanzas se enfoca en el gasto agregado, la política fiscal, los déficits y los superávit y no en las asignaciones departamentales.[4]

Marco regulatorio

El Comité Permanente de Finanzas de la Cámara de los Comunes fue creada bajo la orden permanente 104(2)(g) de la Cámara de los Comunes, con un mandato para “examinar e investigar sobre todos los asuntos referidos desde la Cámara de los Comunes, para informar cada cierto tiempo y (…) para mandar traer personas, papeles y registros.” [5]

Quién y cómo

Como se observa en un estudio, el proceso previo de consulta del Comité Permanente de Finanzas de la Cámara de los Comunes “es la parte más visible de la participación del parlamento en el proceso de presupuesto.”[6]

Para dar inicio al proceso de consulta, el Comité publica una declaración mediante un comunicado de prensa invitando a todos los canadienses a dar sus opiniones acerca del próximo presupuesto y el Comité también resalta los temas específicos a los que quisieran que se dirigieran los testigos que declaran.[7] En el 2016, el comunicado de prensa donde se les invita a los canadienses a participar no incluyó temas en específico para las propuestas, pero en años anteriores esto sí se ha llevado a cabo.[8]

Cualquier persona o grupo es apto para participar en el proceso de consulta pública ante el Comité. Los testigos pueden declarar de manera presencial durante las audiencias públicas del Comité, llevadas a cabo en muchas ciudades, o pueden presentar propuestas en línea.[9] De acuerdo con las consultas sobre el proyecto de presupuesto, el Comité forma sus recomendaciones, las cuales se publican en la página web del Comité y aquellos que hayan declarado o presentado propuestas por escrito pueden revisar si el Comité ha considerado sus presentaciones y propuestas.

Las declaraciones testimoniales son grabadas y publicadas en la página web del Comité. El resumen de las propuestas escritas también es publicado. El proceso de consulta está abierto por un periodo de tiempo razonablemente largo (el proceso en línea está abierto por 60 días, mientras que las consultas presenciales están abiertas por un periodo de dos semanas o más, aunque en el 2016 las consultas tomaron lugar durante un periodo reducido de cuatro días). En Canadá, las principales estimaciones son agendadas para el 1 de marzo para el año fiscal que comienza el 1 de abril. La preparación del presupuesto por el ejecutivo toma lugar de junio a septiembre, y las consultas públicas sobre presupuesto del gobierno generalmente ocurren de septiembre a diciembre.[10]  Las deliberaciones presupuestarias tienen lugar en el parlamento de marzo a junio. En el 2016, las consultas sobre el proyecto de presupuesto del parlamento ocurrieron en febrero. En el 2015 se llevaron a cabo de junio a agosto.[11]

El ejecutivo no está obligado a atenerse a las recomendaciones del Comité basadas en el proceso de consulta pública y algunos observadores apuntan que el informe final del Comité, en el que se hace un resumen de las recomendaciones obtenidas del proceso de consulta pública, se hace de manera tardía como para tener un efecto serio en las decisiones presupuestarias del ejecutivo.[12] El Ministerio de Finanzas tiene su propia consulta sobre el proyecto de presupuesto[13] Los temas sobre los cuales el gobierno busca la opinión pública de los canadienses están predefinidos en el comunicado de prensa que anuncia las consultas.[14] Los canadienses pueden hacer propuestas en línea, dirigirse por medio de Twitter o participar en eventos en vivo en Facebook.[15]

Adicionalmente, el Comité de Finanzas también prepara estudios acerca de las implicaciones de política presupuestaria de proyectos de ley en específico. Para el 2013-2014, el Comité preparó 11 estudios con implicaciones de política presupuestaria.[16] Estos estudios incluían un reporte sobre la evasión de impuestos, el uso de paraísos fiscales, la desigualdad de ingresos en Canadá y el impacto de los precios del petróleo, entre otros.[17] Éstos son presentados en el parlamento. Para cada estudio se presenta al público una lista de reuniones, informes y testigos. Los testigos pueden incluir asociaciones, expertos y ciudadanos.[18] Siempre se hace un llamado para propuestas públicas acerca del contenido de la propuesta de ley previo a las consultas del proyecto de presupuesto.

Resultados e impacto

Para el ejercicio de consulta sobre el proyecto de presupuesto del 2014, el Comité recibió declaración testimonial de mas de 100 personas y grupos y también recibió más de 400 propuestas en línea. Éste es un declive significativo del 2001, cuando el Comité recibió testimonio de casi 250 grupos e individuos. En el 2016, el Comité escucho 92 testimoniales y recibió 175 propuestas por escrito de individuos.

El Comité señala en su último reporte que las consultas del 2016 ocurrieron durante un periodo de tiempo muy corto (cuatro días), y que el Comité tiene la intención de regresar a su histórico calendario en las futuras consultas sobre el proyecto de presupuesto. Los aportes recibidos a través de testimonios, informes y otras propuestas se acomodó en 27 ámbitos de la política pública federal. El Comité publica todas las propuestas y también publica las recomendaciones adoptadas basadas en el proceso de consulta pública para el próximo presupuesto.

Además, un estudio de Dobell y Ulrich señala que, en el 2001, aunque había una alineación entre las conclusiones del Comité y el presupuesto, este alineamiento no debería ser sobre enfatizado dado que las intenciones del gobierno fueron razonablemente transparentes de antemano (y, tal como se señala, los diputados del gobierno son la mayoría y el Comité está presidido por un miembro del gobierno). De acuerdo con este estudio, la labor del Comité contribuye a un mejor entendimiento por parte del público a cerca de la agenda y el presupuesto del gobierno.

Lecciones aprendidas

La participación ciudadana es el factor decisivo para evaluar la efectividad del mecanismo de consulta pública del Comité. Un estudio que examinó el proceso de consulta pública del Comité del 2001 señaló que, en ese año, se consultó a un total de 600 organizaciones y 37 individuos, pero que no quedó claro qué tan representativos o diversos eran estos grupos e individuos. Algunos miembros del Comité apuntaron que normalmente se escuchan los mismos mensajes de los mismos grupos de interés.[20]

Algunas desventajas de los Comités en general, incluyendo el Comité de Finanzas, incluye el operar dentro de un plazo determinado, lo cual hace que para algunos grupos y ciudadanos el acceso a la consulta sea complicado. [21] Los grupos reconocidos tienen más recursos, lo cual les facilita el acceso al Comité, mientras que los grupos menos reconocidos o menos organizados, los segmentos de la sociedad con menor ingreso, encuentran mayor dificultad para obtener acceso. Discusiones en línea, a través del internet o páginas web interactivas y videoconferencias podrían hacer que el proceso fuera más inclusivo y transparente.[22] El Comité frecuentemente lleva a cabo audiencias públicas en ciudades grandes alrededor del país y cualquier persona puede presentar propuestas en línea, lo cual sí fomenta la participación pública, pero no se han tomado pasos significativos para incluir a grupos marginados, como a discapacitados, aborígenes, o mujeres, en el proceso de consulta pública.[23]

Dado que la membresía del consejo es asignada por alineaciones políticas, las decisiones del Comité normalmente reflejan los intereses partidistas.

Las discusiones ante el Comité están guiadas por los temas en los que el Comité está particularmente interesado en discutir (como está señalado en el llamado a la participación pública).

El Comité abre el proceso de consulta pública por medio de un comunicado de prensa que presenta una agenda para el proceso de consulta. Sin embargo, éste es el único medio utilizado para informar a los canadienses acerca de los temas que serán discutidos y para invitarles a participar en el proceso. No parece haber ninguna información ni datos fiscales en específico que el Comité haga disponible para enmarcar las consultas o proporcionar antecedentes que informen al público a cerca de los temas claves de política fiscal. 

De acuerdo con algunos observadores, el informe final del Comité en el que se resumen sus recomendaciones es presentado un tanto tardíamente en el parlamento como para tener un impacto serio en la formulación del presupuesto.[24]

Principios de Participación Pública en Política Fiscal

Esta práctica ilustra los principios de respeto a la autodeterminación, la transparencia y la complementariedad. El principio de oportunidad generalmente se cumple, pero, por ejemplo, en el 2016, los testimonios orales fueron recaudados en un periodo de solo cuatro días. El principio de inclusividad podría cumplirse mejor a través de esfuerzos para incluir a las comunidades marginadas.

Apertura: El papel del Comité está planteado en las órdenes permanentes del parlamento y el llamado a las presentaciones de propuestas es por medio de un comunicado de prensa, con información sobre el proceso del calendario.

Respeto a la autodeterminación: Los individuos y las comunidades pueden elegir participar ya sea por medio de testimonios orales o propuestas por escrito.

Transparencia: El resultado del proceso de consulta es publicado y el público tiene maneras de revisar cómo fueron incorporados sus puntos de vista. Sin embargo, el proceso pudiera ser más transparente si toda la información relevante fuera más accesible previamente a las discusiones, con tal de fomentar la participación pública, resaltando e informando a cerca de las opciones de políticas y las compensaciones, e identificando los posibles impactos sociales, económicos y de medioambientales.

Complementariedad: El mecanismo complementa los sistemas de gobernanza y rendición de cuentas existentes permitiendo la aportación directa para fortalecer el papel representativo del parlamento.

Inclusividad: La consulta del Comité parlamentario es publicada y abierta para todos. Sin embargo, el principio de inclusividad se cumpliría a través de este mecanismo si el Comité aplicara métodos más incluyentes de participación para fomentar la participación de los sectores marginados, menos reconocidos, menos organizados y con menos ingresos de la sociedad.

Oportunidad: Generalmente se permite suficiente tiempo para la participación, aunque en el 2016, los testimonios fueron recolectados en un periodo de cuatro días.

Proporcionalidad: El mecanismo de consulta pública del Comité es proporcional a la escala y al impacto de la formulación del presupuesto. (Nota: Es difícil calificar un mecanismo sobre este principio, ya que únicamente los usuarios y quienes implementan están en una postura para confirmar la medida en la cual este es el caso)

Sostenibilidad: El mecanismo está establecido por ley y es permanente.